TRAYECTORIA PROFESIONAL

Durante su etapa como asalariado trabajó para diferentes empresas y en diferentes ciudades de la geografía española como Barcelona o Madrid.

Sin embargo, su vida cambió en 1986 cuando era Director Administrativo de Grupo Eulen. En ese momento, su etapa como vida como asalariado finalizó y la puerta del emprendimiento de abrió para dar paso a un nuevo reto profesional, convertirse en el empresario de éxito que es hoy.

En su primera andadura empresarial, Eduardo Molet constituyó Flexilabor, una empresa de limpiezas y mantenimiento, y pese a no contar con mucha experiencia en el sector, consiguió convertirla en una entidad referente dentro del sector. Tanto es así, que tiempo después, Eduardo Molet vendió Flexilabor por cien millones de pesetas.

Tras la venta, Eduardo Molet decidió darse un respiro y durante 9 meses estuvo disfrutando de un tiempo de relax y descanso para adquirir nuevas ideas para sus próximos proyectos empresariales.

Durante este periodo, se fueron gestando ciertas ideas innovadoras y pioneras para la época como fue “El Tranquilizador”, un teléfono móvil que recorría los atascos a través de repartidores en moto vestidos de un mono naranja ofreciendo llamadas a los conductores que se vieran atrapados en los infernales atascos que sufría la ciudad de Madrid.

¿QUIERES CONTACTAR CONMIGO?

CONTACTA

EL ÉXITO EMPRESARIAL

Llegaron más ideas y más proyectos, constituyendo su segunda y tercera empresa, hasta que en 1999 Eduardo Molet decidió dar el salto al sector inmobiliario fundando Politenia Elder S.L.

Por aquel entonces, el mercado inmobiliario se encontraba en una época de bonanza, antes incluso del boom inmobiliario. Sin embargo, en el gen empresarial de Eduardo Molet existía la necesidad de posicionarse como un empresario al cual la gente acudiría para satisfacer un servicio, en lugar de tener que buscar al cliente.

Por esa razón, decidió hacer las maletas, cruzar el Atlántico y aprender de los mejores. El mercado inmobiliario en Estados Unidos se encontraba en aquel momento, varios pasos por delante del español. Las técnicas de venta utilizadas se basaban en el marketing de guerrilla, desarrollando diferentes acciones como por ejemplo el Open House, haciendo más eficaz el proceso de compra-venta de viviendas tanto para el agente inmobiliario como para el propio cliente.

Eduardo Molet, se formó y estudió la venta del mercado inmobiliario americano con el objetivo de trasladar aquellas técnicas y estrategias al mercado español. El resultado, fue un rotundo en éxito. El marketing de guerrilla desarrollado en nuestro país lo convirtió en un empresario pionero e influyente dentro del sector inmobiliario.